Browsing Tag

libre

24hs, Relatos, Running

MAITE ROJO – 24HS DE BARCELONA

27 diciembre, 2018

A continuación compartiremos un pequeño relato de la primera experiencia de Maite Rojo dentro de las 24hs de Barcelona. Maite ha sido tan amable de querer compartir esa primera experiencia, dentro de una carrera de ultrafondo, con nosotros y por supuesto que estamos encantados. 

Sin más preámbulos, les dejamos esta pequeña crónica de sus vivencias, expectativas y resultados de su primer contacto con esta fantástica disciplina! 

 

No somos hamsters 

 

El mítico corredor griego Yiannis Kouros decía:

“Cuando tú pasas, no los 100km, sino las 100 millas (160km), cuando pasas la barrera de las 12 horas o las 24 horas, ese es el punto donde demuestras que eres un ser humano único. Correr más de 12 horas o 24 horas, a mi entender, eso es ser “ultramaratonista”

Hace cinco años que he vuelto a la competición pero hace muchos años más que el ultrafondo me ha llamado la atención. Precisamente desde aquel día en que un viejo libro, ya descatalogado, cayó en mis manos. El libro en cuestión se llamaba “El Zen de Correr”, estaba escrito en inglés y describía, ya en los años setenta, la libertad de correr por uno mismo sin otras presiones y en contacto con la naturaleza; como entenderéis el libro me enamoró.

Y así fue como empecé, ya en la mediana edad y desde la media maratón a ser principiante en ultrafondo.

Me estrené en las 24 horas de Ultrafondo en las pistas de Can dragó, a lo que todo el mundo me decía o preguntaba:

¿En una pista dando vueltas?

¿Pero cuantos kilómetros son?

¿Estáis locos?

 

A lo que yo respondía:

Sí, dando vueltas.

Todos los kilómetros que puedas.

Y sí, estamos locos pero nos tienen controlados en un sitio (ese es nuestro chiste entre amigos).

Yo pensaba lo mismo y no me apetecía mucho lo de dar vueltas. Mucho menos cuando ya has hecho pista de adolescente (en metros no en kilómetros!) o sabes lo bonito que es ir bajando y subiendo montañas, lo rápido que pasa el tiempo y lo bonito del paisaje que te rodea.

Esto es diferente, allí aunque todos somos competitivos se va a otra cosa, compites contigo mismo; te preguntas cuanto te aguantarán las piernas, te sorprendes a ratos por lo bien que vas y piensas que el entrenamiento ha dado sus frutos. Pero sobre todo es un entrenamiento mental, porque cuando tu cuerpo te dice “hasta aquí he llegado” y tu cabeza te repite “párate, párate” tiene que haber algo más que tire de ti hacia adelante. Esos son los límites que buscamos y nuestra curiosidad como seres humanos.

Además pensar que sólo hace poco más de cincuenta años que las mujeres han podido competir en maratón y después en largas distancias. ¡Que felicidad ver hombres y mujeres compitiendo juntos! Y lo más importante, que no haya tanta diferencia de marcas entre ambos.

Por otro lado todo lo que rodeaba a la carrera en si también sumaba a la experiencia: El ambiente, la música, el comentarista, los voluntarios, la organización y las familias. Gente que llevó a la mujer o al marido, a los hijos, todos montando las carpas y chiringuitos como quien va de camping para pasar día y noche juntos. Muy emotivo.

 

Competir del latín tardío competere, que significa «esforzarse conjuntamente», y más antiguamente de cum y petere, que significa «intentar».

 

Pues ahí estábamos, intentándolo y esforzándonos todos juntos. En mi caso particular, después de meses de entreno y de acumular kilómetros. Contando con el apoyo incondicional de mi hermano en el banquillo, que además es mi entrenador y me recordaba cada media hora que bebiera y comiera.

¿Todo esto para qué? Cada corredor tendría su objetivo: Algunos el ser seleccionados para su equipo nacional de ultrafondo, otros tener en mente marcas para clasificarse para otras carreras. Pero en mi caso y para muchos otros corredores, el objetivo era poder hacer la marca mínima directa o para entrar en el sorteo del Spartathlon, una de las pruebas reinas de la ultra distancia.

Competí en los 100km de Santander en el año 2017; en los requisitos del Spartathlon se establecía una marca mínima en 100km para las mujeres de 10:30hs. Mi marca fue de 10:19hs. Si añadía una competencia de 12hs a mi curriculm (con un mínimo de 110km) o una carrera de 24hs (con un mínimo de 170km) me mantendrían la marca hasta el año 2020. Eso significaba que podría entrar en el sorteo del año 2019 y 2020 sin hacer más competiciones.

Y así fue que, estaba inscrita en las 12hs, pero lamentablemente llegué tarde a la inscripción y estaba en lista de espera. A falta de una semana para la carrera, la organización contacta conmigo y me dice que tengo dorsal para las 24hs, sin mucha confianza pero con gran ilusión me animo a intentarlo. Todo después de hablar con Diego, mi hermano y entrenador.

 

Las primeras ocho horas y media de carrera fueron de lujo, pero luego las últimas dos horas, desde las diez de la noche hasta las doce, fueron un calvario. Pero a pesar de eso lo hice, logré completar las doce horas de carrera con una marca de 112km y con ello la mínima para entrar al sorteo del Spartathlon.

Me hubiera gustado seguir, pero dolores en la rodilla derecha y en los pies me hicieron pensar en que si seguía y forzaba demasiado podría lesionarme y así echar por tierra otras competiciones que tenía en mente para más adelante. Así que como se suele decirse: “una retirada a tiempo es una victoria”.

 

Un orgullo te invade, una emoción que se te caen las lágrimas y el abrazo final a mi hermano que hace que todo haya valido la pena.

Correr al lado de la elite, unos cracks de nivel internacional y nacional de los cuales puedo presumir que ya tengo algunos amigos; porque sudar, sufrir, animarse y pasar muchas horas juntos es lo que tiene!

 

Entre tantos otros destacaban:

Nicolás de las Heras

Pablo Barnes

Virginia Oliveri

Nico Kierdelewicz

Patricia Scalise

Noora Honkala

Y por supuesto Rubén Delgado (afortunada por sus consejos y amistad),

Francisco Javier Pérez, Juan Andrés Camacho, amigos a los que ya conocía, por haber compartido la aventura de hacer de apoyo a mi hermano en Grecia en el Spartathlon en este año 2018.

Sois muy grandes!

Gracias por la charla y apoyo de Eduardo Cebrián que hizo un pedazo de carrera con 223km, a Miguel Mataix que no pasaba una vuelta sin animarme (segundo en la general y primer español con 244 km, crack!) a las chicas como Bárbara Campos que logró 205km, Eva Pareja que en su primer intento paso de los 180km, por sus sonrisas y mimos al cruzarnos unas con otras.

 

Por eso podemos decir:

No somos hámster somos ultrafondistas

Espero encontrarme con todos vosotros muy pronto en muchas otras!!

Ahora a descansar.

 

Advertencia: 

A todo el que quiera probar en este tipo de pruebas, no hay fórmulas mágicas, solo trabajo duro de entrenamiento, kilómetros, sesiones de fuerza y de estiramientos. Mucha dedicación y esfuerzo.

Yo soy Técnico superior en deportes y masajista deportivo con un gran interés por la nutrición. Con lo cual no han faltado los baños de contraste frío, calor y mis manos con cremas naturales para descargar la musculatura. Además de ir añadiendo poco a poco, en las tiradas largas, todo lo que iba a comer el día de la prueba, para acostumbrarse y asimilar incluso corriendo. Intentando con alimentos que no sienten mal al estómago. (podríamos hablar largo y tendido de esto)

Gracias a mi hermano, ex-ciclista, ultrafondista y licenciado en educación Física con muchísima experiencia, ya que sin él, todo esto sólo sería un sueño.

Gracias a Mateo Cotaina que es mi terapeuta de Shiatsu y compañero de carreras. Por cuidarme cuando ha habido sobrecargas musculares y mimarme con sus comidas después de entrenar juntos.

 

A mi familia, que creen que estamos locos, pero que nos siguen y nos apoyan en la distancia.

Y a todos los amigo@s que habéis preguntado a mi hermano por mí o lo habéis seguido en directo por las pantallas.

 

Gracias, gracias, gracias!!

 

 

Relatos, Running, Spartathlon

ESPAÑOLES EN EL SPARTATHLON

17 octubre, 2018

El Spartathlon es, sin dudas, una de las carreras de ultrafondo más duras del mundo. Tan difícil es completarla que sólo un tercio de los corredores logra llegar a la meta. Los 246 kilómetros partiendo desde la ciudad de Atenas y llegando a la legendaria Esparta atraviesan, carreteras llenas de coches y camiones,  senderos de barro, caminos rocosos, una gran subida al monte Partenio en plena noche con temperaturas mínimas y grandes desniveles. Todo esto con 75 check points a lo largo de toda la carrera y cada uno con su propio “dead-line”. La presión y el esfuerzo por alcanzar los CP a tiempo  hace que la carrera sea aun más difícil. El spartathlon es una carrera mítica, está plagada de grandes historias y atletas fantásticos, pero en esta ocasión sólo nos enfocaremos en los atletas españoles y su desempeño a través de la historia de esta, la mejor carrera de ultrafondo del mundo. 

 

Por: Pablo Casal

 

 

En el año 1985, en la tercera edición del Spartathlon, José Martínez besó los pies de Leónidas y así se convirtió en el primer español en completar esta mítica carrera. Llegó Esparta con poco más de veinte minutos sobre el final de la prueba. Martínez fue el último atleta en llegar a Esparta en el año en donde tan solo 29 atletas lograron completar los 246km. Algo que, sin dudas, convierte el logro de José Martínez en una verdadera hazaña!

Tuvimos que esperar doce años para volver a ver un español junto a Leónidas y ese fue José Miguel Arrambide quien lo logró en el año 1997.

En 2001 Miguel Martínez Basurco, se convirtió en el tercer español en completar los 246km del Spartathlon.

El gran ultrafondista Ramón Álvarez Sainz y José Alves Costas, en 9º y 16º posición respectivamente completaron esta mítica carrera en el año 2003.

Otro grande es sin dudas Eusebio Bochons quien tiene el privilegio de ser el Español más rápido en esta mítica prueba, 27:40:14 fue lo que tardó en el año 2007 en llegar a la meta y como si esto fuera poco lo hizo quedando 6º de la clasificación general y solo detrás de grandes  del ultrafondo mundial como Scott Jurek, Valmir Nunes y Lukas Jens entre otros! (También ha logrado terminar la carrera en otras tres ediciones, 2009, 2011 y 2015) completando un total de 4 finishers.

59685_107180676115281_311538737_n

Eusebio Bochons, emoción pura. Año 2007.

Después de siete años el Spartathlon volvió a ver a una pareja de españoles convertirse en finishers, en el año  2010 Ángel Marcos De La Mata García y Joan Compte Urgell (foto de portada) lograron besar los pies de Leónidas!

matacomptegallen2011

Ángel Marcos De La Mata García y Joan Compte Urgell, junto a Eddie Gallen e Ivan Cudin. Año 2010

Al año siguiente, 2011, comenzó la racha de 4 finishers consecutivos (2011,2012, 2013 y 2014) de Juan Carlos Pradas, atleta con gran curriculum de carreras y resultados. También en ese año 2011 otros tres españoles consiguieron completar la carrera, Josep Antoni Gardenes Cliville (llegó a la estatua de Leónidas a tan sólo siete minutos del corte final de la carrera), Luis De Santiago Iglesias y Eusebio Bochons.

308958_2487869839746_1465273295_n

Juan Carlos Pradas, al terminar su primer Spartathlon. Año 2011.

En el año 2012 sólo Juan Carlos Pradas logró completar los 246km, pero al año siguiente (2013) otro español pudo terminar la prueba junto a Juan Carlos, el atleta Luis Alberto Núñez Rodríguez.

luis-alberto-nunez-rodriquez-spain_2013

Luis Alberto Núñez Rodríguez. Año 2013.

El año 2014 quedará marcado como el año de los records para los españoles! Primero por ser el año con mas finishers españoles en la historia de la carrera, seis atletas lograron besar los pies de Leónidas y segundo por ser el año en que por primera vez en la historia del Spartathlon una mujer española consigue completar esos míticos 246km! Y no podía ser otra que la gran Eva Esnaola Agesta, quien completo la distancia en 30:52:41hs entrando en el TOP 35 de la carrera! Los otros cinco atletas que terminaron la carrera fueron: Luis Alberto Nuñez Rodriguez por segunda vez consecutiva; Juan Carlos Pradas por cuarta vez consecutiva; Eduardo Cebrian Martinez de Lagos; Emilio José Martínez Quijada y Xavier Alonso Nava.

10678686_839367986103347_862966803687881687_n

Eva Esnaola junto al gran Joao Oliveira, compartiendo juntos esos ultimos kilometros. Año 2014.

cebrian_2014

Eduardo Cebrian Martinez de Lagos en un avituallamiento en la noche griega. Año 2014.

martinez_quijada_2014

Emilio José Martínez Quijada, entrando en el puesto de control Nº32. Año 2014.

En el año 2015, Eusebio Bochons volvió a reencontrarse con Leónidas después de cuatro años y lo hizo junto a otro español que debutaba en la competencia, Francesc Teres Costa. El atleta Xavier Alonso Nava sumo su segundo finisher consecutivo y Oscar Pasarin Gayoso también logró llegar hasta Leónidas, estos dos últimos fueron los españoles numero 17 y 18 en terminar un Spartathlon en toda su historia.

bochons_teres_2015

Eusebio Bochons y Francesc Teres Costa, llegando abrazados a los pies de Leonidas. Año 2015.

12115781_972202076151529_4147636032226909330_n

Oscar Pasarin Gayoso. Año 2015.

En 2016, cuatro españoles lograron besar los pies de Leonidas. Jorge Juan Mendoza Pons fue el primer español en llegar a Esparta consiguiendo su primer finisher en esta carrera. El gran Juan Carlos Pradas volvió a reencontrarse con Leónidas y se convirtió de esta manera en el español con más finishers en la historia del spartathlon, cuatro de forma consecutiva (2011/2012/2013 y 2014) más este 2016. Nuestras felicitaciones a este gran atleta! También completaron los 246km por primera vez, Fernando Ibarra y David Ferrandez Canyadell.

mendoza-pons-jorge-juan_16

Jorge Juan Mendoza Pons, con la mirada puesta en Leonidas. Año 2016.

pradas_16

Juan Carlos Pradas, recibiendo y devolviendo el cariño de los niños que esperan, al costado del camino, para conseguir un autógrafo de los atletas. Año 2016. 

ferrandez-canyadell-david_espanol_2016

David Ferrandez Canyadell, último español en besar los pies de Leonidas. Año 2016.

La edición 2017 del Spartathlon concluyó con cinco atletas españoles llegando a los pies de Leonidas!

El atleta David Ferrandez Canyadell fue el primer español en terminar la carrera en lo que fue su segundo finisher consecutivo. Mia Carol Bruguera tuvo su revancha y pudo este año completar la carrera por primera vez. Junto a él llegó Antoni Badia Muniente quien también consiguió su primer finisher. Tan solo unos minutos más tarde, Jorge Sabugo Sousa tocaba los pies de Leónidas y al igual que los dos anteriores, conseguía su primer finisher en esta mítica carrera.  Por último y más importante, el quinto español en meta fue el gran Juan Carlos Pradas, atleta afincado en Francia desde hace años, quien sigue sumando finishers y este 2017 visitó a Leónidas por sexta vez. Con cuatro  finishers consecutivos de 2011/2012/2013/2014 y un doble finisher en 2016/2017, este atleta es el español con más finishers en la historia del Spartathlon.

Mia Carol Bruguera y Antoni Badia Muniente. Año 2017.

Juan Carlos Pradas, en su sexto Spartathlon completado. Año 2017.

Jorge Sabugo Sousa, de rodillas a los pies de Leónidas. Año 2017.

 

La edición numero treinta y seis del mítico Spartathlon ha pasado en este 2018 y fue una de las peores ediciones de la historia, sino la peor. Lluvias durante, prácticamente, toda la carrera, tormentas terribles y vientos huracanados. Una estampa apocalíptica que solamente un español logro vencer. Diego Rojo Garrido fue el único español que pudo, a pesar de todo, llegar hasta los pies de Leonidas, completando así una gesta digna de los héroes de la Grecia antigua.

Diego Rojo Garrido, único español finisher en 2018.

 

 

Esperemos que en la próxima edición, más españoles puedan llegar a Esparta y completar el mítico Spartathlon!

 

 

FINISHERS

  • Martínez, José – 1985
  • Arrambide, José Miguel – 1997
  • Martínez Basurco, Miguel – 2001
  • Alves Costas, José – 2003
  • Álvarez Sainz, Ramón – 2003
  • Bochons, Eusebio – 2007/2009/2011 y 2015
  • De La Mata García, Ángel Marcos – 2010
  • Compte Urgell, Joan – 2010
  • Gardenes Cliville, Josep Antoni – 2011
  • De Santiago Iglesias, Luis – 2011
  • Pradas, Juan Carlos – 2011/2012/2013/2014 y 2016/2017
  • Núñez Rodríguez, Luis Alberto – 2013 y 2014
  • Cebrian Martinez de Lagos, Eduardo – 2014
  • Martínez Quijada, Emilio José – 2014
  • Alonso Nava, Xabier – 2014 y 2015
  • Esnaola Agesta, Eva María – 2014
  • Teres Costa, Francesco – 2015
  • Pasarin Gayoso, Oscar – 2015
  • Mendoza Pons, Jorge Juan – 2016
  • Ibarra, Fernando – 2016
  • Ferrandez Canyadell, David – 2016 y 2017
  • Carol Bruguera, Mia – 2017
  • Badia Muniente, Antoni – 2017
  • Sabugo Sousa, Jorge – 2017
  • Rojo Garrido, Diego – 2018

 

 

 

*Como pequeña aclaración: Durante mucho tiempo (y hasta el día de hoy en muchos casos), el sistema de control de estadísticas y resultados de la página oficial del Spartathlon, presenta problemas a la hora de identificar a los atletas según su nacionalidad o su país de residencia y viceversa. Por eso optamos por utilizar la página de estadísticas abajo mencionada. Dicho esto, ante cualquier error u atleta español que no esté en nuestra lista, con sólo mencionarlo en algún comentario, será agregado a la misma a la brevedad.

 

 

Fuente de las estadísticas: http://statistik.d-u-v.org/index.php

Relatos, Running, Spartathlon

SPARTATHLON 2018 – DIEGO ROJO GARRIDO

11 octubre, 2018

Diego se presentó en la linea de partida del Spartathlon por primera vez y por esas cosas del destino le ha tocado vivir una de las peores ediciones de la historia, sino la peor. Lluvias durante, prácticamente, toda la carrera, tormentas terribles y vientos huracanados. Una estampa apocalíptica que solamente los más fuertes, de cuerpo y mente, pudieron vencer. Diego Rojo Garrido estuvo en ese selecto grupo de vencedores que lograron, a pesar de todo, llegar hasta los pies de Leónidas.

Una gesta digna de los héroes de la Grecia antigua que en espiritulibre nunca olvidaremos.

 

Aquí su historia:

 

 

“SIGUE NADANDO, SIGUE NADANDO (“Dori” en “Nemo”), O LA SUPUESTA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO…”

 

Mucho se ha hablado de la soledad del corredor de fondo y, por extensión, de ultrafondo. Aunque yo me he sentido así en numerosas ocasiones, tanto entrenando como compitiendo, la preparación y la disputa del Spartathlon 2018, ha marcado un antes y un después como corredor popular y como persona.

Los días previos a la prueba, bromeaba con la frase de la compañera azul de Nemo, la “pez cirujano” Dori. El día antes de la prueba, recibí un mensaje de ánimo de mi mujer y de mi hija,  con el famoso “Sigue Nadando” que encabeza este texto, y que me hizo mucha gracia, sin saber que se repetiría en mi cabeza como un mantra durante los momentos más duros del recorrido.

La verdad es que el detalle vino que ni pintado para la ocasión, porque la carrera de este año estuvo marcada por el ciclón Zorba, bajo el cual tuvimos que correr, con rachas de viento que superaron ampliamente los 100 km/h, lluvias torrenciales, tormenta con aparato eléctrico, granizo, barro y desbordamientos en la calzada, con el agua en ocasiones por encima del tobillo, objetos diversos volando, árboles y paneles arrancados de cuajo, y otras dificultades que añadían dureza extra al hecho de tener que recorrer los 246km de la prueba en menos de 36 horas. Como navegante y como montañero he estado en numerosas ocasiones expuesto a condiciones climáticas adversas y frío extremo, pero nunca en una situación de agotamiento tal como la vivida este último fin de semana de septiembre en Grecia.

Los primeros kms hasta Corinto, relativamente planos, se sucedieron de manera más o menos tranquila, y con casi hora y media de adelanto sobre los tiempos de corte, en gran medida gracias a la compañía de Juan Andrés Camacho. Me encontré con él poco después de la salida, al pie de la Acrópolis,  y lo dejé ir alrededor del 60-70, por ser su ritmo superior al que yo podía mantener con comodidad, y por reservar fuerzas para lo que vendría más adelante. Estuvimos corriendo bajo una lluvia suave, que acabó empapándonos, pero la sensación térmica era relativamente agradable.

En Corinto, en el control 22 (km 81), me esperaba mi hermana Maite, mi ángel de la guarda particular, sin el apoyo de la cual dudo que hubiese sido capaz de terminar en tiempo. Allí, como la climatología comenzaba a complicarse, me ayudó a cambiarme de ropa por primera vez, me dio un masaje con aceite térmico para calentar un poco los cuádriceps, que comenzaban a estar doloridos, y comí sentado por primera vez desde la salida. La vuelta al ruedo fue de lo más desesperanzadora, ya que en los primeros metros no era capaz de correr, y tuve que caminar 3 o 4  minutos hasta que volví a entrar en calor y pude trotar nuevamente. Por delante me quedaban ni más ni menos que los 165 kms más duros de toda mi vida. No obstante, a partir de este punto los tiempos de corte se suavizan, por lo que a pesar de lo anterior pude ir aumentando paulatinamente mi margen sobre ellos, hasta algo más de dos horas, que fue lo que me salvó en el último cuarto de carrera, donde iba realmente fundido.

Todos los relatos de corredores coinciden en que a partir de aquí lo normal es caminar cuesta arriba y correr en llano y cuesta abajo, aunque lo cierto es que donde podía correr lo hacía, incluso en las cuestas arriba suaves, con el afán de “guardar minutos” para cuando me viniera abajo, porque en una carrera como esta nadie te salva de venirte arriba y abajo unas cuantas veces.

A partir de entonces, y antes de la llegada de la noche, se desató el infierno. Comenzaron las lluvias torrenciales, el frío por el viento intenso, los pies permanentemente empapados al cruzar las numerosas balsas de agua, y la organización desbordada en algunos controles, donde no había agua caliente para poder tomar una sopa o un té que te reconfortaran por dentro, ya que por fuera no había nada que hacer. Decido entonces abrigarme completamente antes de lo previsto, cambio de zapatillas incluido, en previsión de la entrada en la zona de montaña, en el control 43 (km 148), al que llegué en torno a las 01:00, con unas 2h10´de adelanto sobre el tiempo de cierre. Como no había nada caliente que tomar en el avituallamiento, y el estómago me empezaba a dar problemas por el frío, decidimos meternos dentro de un bar y comer algo a cubierto mientras mi hermana, siempre atenta a mis necesidades, me ayudaba a cambiarme. Salí de allí enfundado en 4 capas, con zapatillas secas, un número más grandes en previsión del edema, y con energías renovadas aunque, como en Corinto, sin poder correr hasta unos minutos más adelante, y con amenaza de tiritona imparable por el choque térmico al salir del calor a la tormenta, mi mayor miedo toda la noche.

Continue Reading…

Gallery, Photos, Running, Spartathlon

IMÁGENES CON HISTORIA – Kurumi Wakaki – Spartathlon.

12 octubre, 2017

IMÁGENES CON HISTORIA I – Spartathlon.

Kurumi Wakaki, Japon

 

Por: Pablo Casal

 

En esta primera entrega de «Imágenes con historia» del mítico Spartathlon griego, les presentamos a la atleta nipona Kurumi Wakaki, quien ha finalizado, en este 2017, la carrera por tercer año consecutivo. La nipona se ha convertido en un clásico instantáneo con su vestimenta totalmente blanca, por delante y graffitis negros por detrás. Como verán en las imágenes, entre los dibujos de su espalda, se ve una frase escrita en griego. Consultamos con el gran Marios Fournaris y nos dijo que, aunque es una frase muy difícil de traducir, su significado es algo así como: «Bravo Go Go!».

Esperamos seguir viendo a Kurumi y su look particular, por muchos años más en el Spartathlon!

A continuación, un pequeño resumen de esta atleta de Japón. Acompañado de las mejores imágenes de Kurumi, a través de los años y de su particular forma de vivir el Spartathlon.

 

-2015

Su clasificación, en su primer visita a Leónidas, fue en el puesto 153º de la general y fue la 18º fémina con un tiempo de 35:36:10hs.

-2016

En este año, completó la carrera en el 71º puesto de la clasificaron general y fue 9º fémina, con un tiempo de 32:36:58hs.

-2017

Kurumi llegó a los pies de Leonidas en el 64º puesto de la clasificación general y fue la 12º fémina, con un tiempo de 30:55:21hs.

La japonesa, a mostrado una progresión de más de cinco horas y media con respecto al 2015. Increíble performance!

 

Imágenes: Web oficial del Spartathlon/sparta photography club.

Relatos, Running, Spartathlon

SPARTATHLON 2017 – RESULTADOS

4 octubre, 2017

Se fue una edición más del Spartathlon griego, una carrera mítica, llena de historia y una de las citas obligadas para los mejores ultrafondistas del mundo. Los 246km que parten desde la ciudad de Atenas para llegar a la legendaria Esparta forjan héroes o los derrumban, acrecientan leyendas o destruyen reputaciones. Así es el Spartathlon, duro, sin piedad, con los dientes afilados y esperando el mínimo error del corredor. El cuerpo sufre y la mente sufre aún más pero al final todo tiene su recompensa. En Esparta los espera Leónidas, la corona de olivos y la gloria.

Aquí un pequeño resumen de lo que fue esta última edición del 2017.

 

 

Por: Pablo Casal

 

TOP 3 MASCULINO

1º Sorokin Aleksandr, LIT  – 22:04:04hs
2º Brunner Radek, CZE – 22:49:37hs
3º Sideridis Nikolaos, GRE – 22:58:40hs

Como figura en el cuadro, la edición 2017 del Spartathlon fue ganada por el lituano Sorokin Aleksandr en unas impresionantes 22:04:04hs! Consiguiendo la 5º mejor marca en la historia de esta carrera. El lituano logró desplazar la marca, de 22:20:01hs,  del gran Scott Jurek que había conseguido en el 2008. Viendo el año de aquella marca nos damos cuenta lo difícil que es correr a esos ritmos y lo bien que lo hizo Sorokin en esta edición del 2017. Esta es la primera vez que un lituano logra ganar el Spartathlon y nada menos que con una gran marca!

El segundo puesto fue para el checo Brunner Radek con 22:49:37hs, recordamos que Radek fue 3º en la anterior edición del 2016. En su debut del 2015 llegó a los pies de Leónidas en el 30º puesto de la clasificación general.

El tercer escalón lo ocupa el griego Sideridis Nikolaos con 22:58:40hs en lo que fue su primer finisher en esta carrera!

Mencionar que los tres primeros bajaron la difícil barrera de las 23 horas, algo tan complicado que solamente lo han conseguido tres atletas en toda la historia de la carrera! Y nada menos que tres atletas como Yiannis Kouros, Scott Jurek e Ivan Cudin, lo que muestra a las claras que la edición del 2017 fue la más rápida de la historia en cuanto a la performance de los tres primeros clasificados. Se ve que la velocidad de Sorokin se contagió a sus perseguidores.

No podemos dejar de mencionar que las actuales medallas de oro y plata del último campeonato del mundo de 24hs, Yoshihiko Ishikawa de Japón (270.870km) y Sebastian Bialobrzeski de Polonia (267.187km) fueron el 4º y 5º clasificado de la general.

Aleksandr Sorokin, ganador del Spartathlon 2017.

Radek Brunner, segundo clasificado, en las primeras horas de la carrera. 

Nikolaos Sideridis, tercer clasificado, en una imagen típica de esta carrera, saludar a los niños.

TOP 3 FEMENINO

1º- 6º Patrycja Bereznowska, POL – 24:48:18hs

2º- 10º Maraz Zsuzsanna, HUN – 25:43:40hs

3º- 15º Niwińska Aleksandra, POL – 26:28:48hs

Como era de esperarse, al menos lo era en teoría antes de comenzar la carrera, la polaca Patrycja Bereznowska sigue con su año de oro, cosechando victorias y records en donde se plante! Después de apenas dos meses y veinte días de consagrarse campeona del mundo de 24hs con 259.991km (nuevo record del mundo femenino de 24hs y 6º de la clasificación general) Patrycja, también, ha ganado el Spartathlon en unas impresionantes 24:48:18hs! Por supuesto, nuevo record femenino de la carrera incluido y también, 6º de la clasificación general! Increíble el desempeño de la polaca!

Como para tomar dimensión de la gran marca de Patrycja decirles que con esos 24:48:18hs, hubiese ganado las ediciones del 1993, 1994, 1995, 1996, 1998, 1999, 2004 y 2012 del Spartathlon!

El segundo puesto fue para la húngara Maraz Zsuzsanna con 25:43:40hs, quien en 2016 consiguió el 3º puesto entre las féminas y cerró el TOP20 de la clasificación general, este año 2017 Maraz cerró el TOP10!

Decir también que la húngara es la actual tricampeona femenina (4º, 2º y 5º de la clasificación general) de la clásica carrera Ultrabalaton 218km, carrera disputada en su país Hungría.

El tercer puesto en esta edición del 2017 se lo llevó otra polaca, Aleksandra Niwińska con 26:28:48hs. Esta atleta fue medalla de plata en el último campeonato del mundo de 24hs con 251.078km

Patrycja Bereznowska, ganadora del Spartathlon 2017, en las primeras horas de la carrera.

Maraz Zsuzsanna, segunda clasificada, corriendo junto a Szilvia Lubics, también de Hungría.

 

LEYENDAS DEL SPARTATHLON 2017

En este apartado mencionaremos las que son, al menos para nosotros, las leyendas de esta mítica carrera. Por sus participaciones, sus finishers consecutivos, por su amor a esta carrera, por sus resultados o simplemente porque son atletas muy queridos e identificados a fuego con el mítico Spartathlon.

Continue Reading…

24hs, Running

CAMPEONATO DEL MUNDO 24HS – IAU 2017 – PREVIA Y CANDIDATOS

27 junio, 2017

 

Sin dudas esta edición del 2017, a disputarse en Belfast, Irlanda del Norte, será la más grande a nivel mundial con más de 40 países con representación lo que significa todo un récord para estos campeonatos del mundo de 24hs y con más 300 atletas, sumados a los 100 de la modalidad OPEN y los otros muchos que disputaran el primer campeonato del mundo MASTER de 24hs, hacen un total de casi 500 atletas en el circuito lo que será, seguramente, otro récord.

Y a pocos días de esta gran cita mundial del ultrafondo, espiritulibre te cuenta quienes son los candidatos a ganar el campeonato y cuáles son los países más fuertes a nivel equipos. A continuación un TOP3 por países con sus mejores corredores masculinos y femeninos.

 

Por: Pablo Casal

 

CATEGORÍA MASCULINA

ARGELIA

Nekmouche Mohammed es el único representante de este país, desde hace algunos años, siempre presente en estas grandes citas.

ARGENTINA

Los argentinos Petracci Fernando con 229.058 km, Duran Mauricio con 218.388 km y el gran Barnes Pablo con 220.580 km son los únicos atletas masculinos de este país en el mundial.

AUSTRALIA

Eckford Matthew con 255km, Horsburgh Ewan con 249.716km y Thwaites Mick con 247.916km son sus mejores tres. Recordamos que los australianos son los actuales subcampeones del mundo (medalla de plata) por equipos masculinos con 752, 665km.

AUSTRIA

Korntner Dietmar con 243.068km, Bubendorfer Thomas con 225.271km y Klammer Günter con 220.426km son los tres mejores atletas.

BELGICA

Dhooge Chris con 218.209km, De Jaeger-Braet Luc con 218.785km, Spitael Jan con 225.936km son los únicos tres atletas que presenta este país.

BOSNIA Y HERZEGOVINA

Su único atleta es Abdakovic Mirsad con 182.663km.

BIELORRUSIA

También presenta un solo corredor en la lista y sin marca acreditada: Anatska Leanid.

BRASIL

Goes Itamar Augusto con 265km, Alves de Sousa Luciano con 213km y Fernandes Vieira Flavio con 212km.

CANADA

Proctor David con 257.093km, Espinosa Pablo con 204.688km y Gaudet Wayne con 196.222km.

CABO VERDE

Tres atletas presenta este país, pero ninguno con marca acreditada, ellos son: Vaz Cabral José Daniel, Soares Da Gama Joaquim Augusto y Semedo Moreira Nataniel de Jesus.

REPÚBLICA CHECA

Su TOP3: Velička Ondřej con 258.661km, Brunner Radek con 241.144km y Hokeš Martin con 228.15km. Ondrej es el actual subcampeón europeo de 24hs.

DINAMARCA

Tan solo dos atletas: Westerlin Henrik con 238.148 km y Batberg Bruno con 235.729 km.

ESPAÑA

La armada española con un equipo masculino casi al competo, con ocho atletas de los nueve posibles, sus mejores tres son: Carol Mia con 217.426km, Lozano Javier con 224.717km y Alonso Xabier con 212.879km.

ESTONIA

Poll Cris, Veide Hannes y Virna Ragnar son sus tres componentes.

FINLANDIA

Primer país con el equipo masculino al completo con nueve atletas, sus tres mejores son: Tomppo Jari con 238.658km, Hietanen Juha con 233.294km y Penttinen Pasi con 231.772km.

FRANCIA

Ruel Stephane con 257,296km, Lattarico Piero con 253,631km y Ruiz Patrick con 252,364km son su TOP3. Francia es el actual campeón europeo de 24hs!

GRAN BRETAÑA

Los británicos son los actuales campeones del mundo de 24hs y subcampeones a nivel europeo, lo que los coloca como los candidatos número uno a ganar! Sus tres mejores son: Lawson Dan con 261.843km, Britton Robbie con 261.140km y Stewart James con 258.11km. Recordamos que Lawson es el actual campeón de Europa de 24hs y Britton fue medalla de bronce en el último mundial de 24hs. Todos los atletas del equipo británico superan los 250km de marca acreditada!

ALEMANIA

Terceros a nivel mundial y europeo, el equipo masculino alemán cuenta en sus filas con el actual campeón del mundo de 24hs, Florian Reus con 263.899km, su segunda mejor marca es de Thoms Stefan con 251.599km y la tercera de Marhold Günther con 243.202km.

Continue Reading…

Relatos, Running, Spartathlon

SPARTATHLON 2016 – DAVID FERRANDEZ

26 marzo, 2017

David Ferrandez es un atleta catalán al que tranquilamente podríamos llamar un todoterreno, ha corrido carreras de asfalto en casi todas las distancias posibles, desde 10km hasta 100km, ha corrido en carreras de cross-country, ha corrido ultras de todos los tipos y colores, desde las 6hs hasta las 24hs, ha hecho triatlones, ha participado en competiciones de natación, ha realizado travesias en bicicleta, corrido carreras de ultra-trail y la lista sigue y sigue. Un lista que incluye  grandes carreras como: La Ultra Trail de l’Emmona, la Transvulcania, los Monegros Desert Marathon, Trail Menorca – Cami de Cavalls (TMCDC), 100 km Internacionales de Cantabria, Les 24 hores pista TV3 Barcelona, Subida al Pico Veleta 50 km y por supuesto…..el Spartathlon!

Este 2017 David volverá a pisar Atenas, una vez más y por segundo año consecutivo, para vivir lo que aquí debajo nos cuenta con tanto corazón y pasión, que sin dudas, nos pondrá la piel de gallina. Desde espiritulibre hacemos una reverencia ante este gran atleta y le deseamos toda la suerte del mundo para este 2017!

 

Por: David Ferrandez

 

Muchos kilómetros y horas de entreno, muchas horas de correr y correr, con calor, cansado, día tras día, mucha ilusión en un sólo proyecto, la Spartathlon me había absorbido completamente.

No había día que no visualizara mi llegada a Esparta, cada día, sin tregua.

Cada día recorriendo las carreteras griegas con la imaginación, lentamente, soñando el momento de poder por fin correr como Filípides y llegar a los pies de Leónidas y formar parte de la historia misma.

La última semana antes de partir, pasé un resfriado que me dejó muy débil y sin energía, más que nada fue mental, porque el entrenamiento ya estaba hecho, o por lo menos, yo creía que estaba hecho. O puede que no.
Estos últimos días todo eran dudas, me daba miedo no estar a la altura de un evento de tal magnitud, pero tampoco tenía a quien recurrir, eché de menos la figura de un entrenador o de un coach o alguien que me garantiza el éxito, pero esto no existe, ya lo sé, sólo contaba con mis recursos como corredor y como persona. Todo el mundo me animaba y me deseaba suerte y yo por dentro pensaba en lo acojonado que llegaba a estar…

Y por fin llegó el día, no me lo podía creer, estaba en la línea de salida de la Spartathlon, la carrera que había soñada durante años. Aquella noche dormí poco y mal, como siempre los nervios me traicionaron. Llevaba dos días en Grecia, respirando y viviendo el ambiente de esta gran carrera, haciendo los preparativos, compartiendo con otros corredores impresiones y estrategias de carrera. Había corredores que lo llevaban todo bajo control: los puntos kilométricos, avituallamientos, tiempo de corte, desniveles… todo controlado. Y yo que casi no me lo había mirado …

Yo soy de los que se deja sorprender, sólo sabía que la carrera eran 246 km y con una subida de mil metros en el kilómetro ciento y pico más o menos y poco más, soy un desastre en ese aspecto.  Correr al fin y al cabo es un acto emocional y las matemáticas no son mi fuerte. Todo el tema logístico lo dejé en manos de mis ayudantes, Mia y Lidia, que hicieron un trabajo excepcional.

Yo sólo sabía que estaba dispuesto a darlo todo, me dejaría la piel. Correría hasta que no pudiera más, controlando el ritmo y hasta donde llegara, y un poco más y quizás más allá y quizás incluso, mucho más allá, donde nunca  he estado…

Salida, con la acropolis al fondo.

La salida desde la Acrópolis de Atenas es espectacular, cientos de corredores de todo el mundo dándose ánimos, haciéndose fotos y deseándose suerte. Yo no soy muy dado a todas estas cosas, más bien me da por concentrarme conmigo mismo, mirando en mi interior e intentando aislarme un poco de todo, puedo parecer hosco y distante pero necesito hacerlo así, cuestión de carácter…

Por fin salimos. Son las siete de la mañana y todavía es de noche, me encuentro muy bien, me ha pasado el dolor de cabeza de estos últimos días y todas las molestias musculares y articulares han desaparecido. Me siento muy extraño, parece que tenga que hacer algo muy excepcional  o diferente, pero al final lo único que tengo que hacer es correr. Correr y nada más y de eso ya sé, ya lo creo…
Me dejo llevar y empiezo a disfrutar, todos estos meses de preparación, todos los nervios y tensiones por fin desaparecen y fluyo, floto, casi como volar. Sé que vendrán momentos muy duros y que será muy largo, pero ahora mismo no quiero pensar.

Los primeros kilómetros los hago con Jordi, un gran corredor que hace poco terminó una carrera que atraviesa todo el Pirineo, vamos hablando todo el rato de sus aventuras y me pasa el tiempo muy rápido, el ritmo es muy cómodo y aunque sé que falta muchísimo a mí me parece que vamos muy lentos. Hacia el kilómetro diez mas o menos lo dejo y emprendo esta aventura en solitario, y digo en solitario porque entre japoneses, finlandeses, búlgaros y mi inglés …

Pasamos calles y más calles, semáforos, cruces, coches … la gente va a trabajar y todo el mundo anima, se nota que los griegos conocen la carrera de cada año y todos colaboran.

Ahora ya si que estoy totalmente metido en carrera, corriendo muy cómodo y disfrutando de poder estar aquí, me siento un privilegiado y el sentimiento del público es de respeto y admiración.

Paso el maratón en cuatro horas y cinco minutos, algo más de lo que tenía previsto pero vaya, de momento todo va muy bien y marcha sobre ruedas. Aquí me esperan Mia y Lidia pero no necesito casi nada la verdad, el próximo avituallamiento para poder recibir asistencia es en el kilómetro ochenta y uno y para allá que me voy …

A partir del kilómetro 50 empiezo a notar un poco el cansancio, he visto gente que caminaba ya en el kilómetro treinta y yo de momento no lo quiero hacer. Quiero pasar los tiempos de corte con suficiente margen, para ir tranquilo después si la cosa se tuerce. La temperatura es bastante agradable aunque el sol pica, y con ganas.

Pienso en la gente que me ha apoyado en esta aventura, y sobre todo, pienso en mi familia, siento su fuerza y ​​energía en la distancia, no los puedo defraudar. Vamos, Esparta me espera!

Hacia el kilómetro 70 siento una molestia en un dedo del pie y creo que es una ampolla, llevo zapatillas de repuesto y estoy deseando llegar ya en el km 81 para poder descansar y cambiarme. De hecho, estoy bastante cansado pero de ánimos y energía estoy a tope.

Llegada al km 82 con Paris Canals.

Llego al avituallamiento junto con Paris, gran corredor y compañero de habitación, voy bastante tocado pero tengo todavía una hora y media de margen del tiempo de corte. Estos últimos kilómetros me han hecho sufrir considerablemente y tengo la primera crisis. Mia y Lidia me tienen preparada una silla y nada mas llegar, me siento, como, me cambio de ropa y zapatillas y veo una ampolla debajo de una uña que da miedo. No pasa nada, venga gas, que aún falta mucho.

Salgo del avituallamiento totalmente renovado y sigo corriendo, horas y horas, aunque ahora no quiero caminar, sé que lo tendré que hacer cuando empiece la zona de la montaña. De vez en cuando me da por hacer cálculos; que si ritmo, que si kilómetros que me faltan, horas … buf, mejor no pensar en ello. Se trata de poner un pie delante del otro, nada más, dejarse llevar y siempre avanzar, poco a poco, y tener paciencia.

Para mí correr, es algo más que una actividad física, es un viaje hacia mi interior, una forma de pensamiento en forma de acción, una manera de vivir a cada paso, intensamente. Y eso es lo que me empuja y me da fuerza para continuar, a pesar de todas las adversidades que me he encontrado y me encontraré.

Carreteras Griegas, siempre con vistas al mar. 

Kilómetro 100, algo menos de once horas, voy muy bien de tiempo y muscularmente me encuentro las piernas bastante frescas, pero lo que más me hace sufrir son los pies. Me molesta la planta y ha ratos los laterales, me cambio las zapatillas a menudo y esto me atenúa el dolor un poco, pero no del todo.


En ese punto de la carrera supe que lo que estaba haciendo, era lo que quería hacer. Me sentí un verdadero corredor de ultrafondo, aquel que se sobrepone a las adversidades y además con alegría, cien kilómetros en las piernas y cien más por adelante y cuarenta seis de propina, eran unas perspectivas apasionantes …

Sufrí una pequeña caída, nada grave.

Empieza a hacerse de noche y con ella empieza otra carrera. La circunferencia delante mío de la luz del frontal como única compañía y un montón de kilómetros por delante. Tengo ganas de que llegue la subida, por lo menos para que cambie algo.

La carrera tiene setenta y cinco avituallamientos, la distancia entre ellos es de dos, tres, cuatro, o como mucho seis kilómetros, esto hace que a menudo pueda coger agua y comer algo. De estos setenta y cinco hay nueve en los que puedo recibir asistencia y la verdad es que se agradece muchísimo saber que hay alguien que está pendiente de mi, que te lleva lo necesario, te anima y te apoya.

kilómetro 124, llevo catorce horas y media, voy muy bien, estoy haciendo un carrerón , pero en el fondo, muy dentro de mí, todavía tengo la incertidumbre del que no sabe lo que le espera. Esto es muy, muy largo y hay que tener mucha paciencia, no perder la fe en uno mismo y seguir corriendo.

Empieza un largo camino polvoriento que me deja los pies aún mas destrozados, las piedras y el polvo me entra en las zapatillas y me roza por todas partes. No paro de sacármelas, me las aprieto, ahora las aflojo, ahora las vuelvo a apretar… estoy sufriendo mucho de los pies y no me gusta, sé que en estas condiciones no llegaré muy lejos, pero yo no paro, eso si que no, venga va!

Y finalmente empieza la subida, había oído hablar de ella y realmente no me defraudó… una larga carretera que sube hasta un collado, y luego más arriba todavía, veo las luces arriba del todo y solo de pensar en lo que tengo que subir me aterra. Sube sube y sube, caminando, paso lento, pesado. Hace frío y me pongo  la camiseta térmica y los guantes y noto, con  cada paso, como pierdo la energía. Me cuesta mucho avanzar, tengo sueño, se me cierran los ojos, hago zig zag  y me duermo de pie, estoy hecho puré, no puedo con mi alma.
A llegado la hora en que el ultrafondo te regala estos momentos tan mágicos, aquellos en los que has de sobreponerte sí o sí, como sea, y seguir luchando, no hay otra, me encanta…

Kilómetro 146. Llego arriba el collado totalmente exhausto, Mia y Lidia me cuidan como a un niño, me cubren con mantas y les digo que necesito dormir, sólo unos minutos, pero soy consciente de que si me abandono ya no me levanto. Cierro los ojos solo unos minutos y me digo a mis mismo que no he llagado hasta aquí para ahora dormirme. Me tomo dos vasos de sopa, un gel y una pastilla de cafeína y después de unos minutos luchando contra el sueño y con mi fuerza de voluntad, sigo arriba, haciendo un esfuerzo sobrehumano pero con determinación.

En este punto la ayuda de Mia y Lidia fue decisiva y determinante, sé que sin ellos hubiera abandonado, no tengo ninguna duda. Subestimé un poco el desnivel de la carrera y llegué muy justo, pero ellos entendieron perfectamente mi estado, me apoyaron y dieron lo que me hacía falta, y es que no hay nada mejor que la amistad para sobreponerse a estas situaciones. Recuerdo las palabras de Mia antes de partir: ahora cogetelo con calma eh? poco a poco y ya verás como te encuentras mejor.

Y así fue, subí toda aquella montaña, el monte Partenio, con pasión, adelanté tres o cuatro corredores y me volví a sentir algo más que una piltrafa humana …

Muerto en vida…

Una vez arriba empieza una bajada con una pendiente considerable, llena de piedras y larga, muy larga. Bajo muy despacio, primero, para no cargar los quádriceps en exceso y segundo, porqué no me quiero caer. La cosa pinta bastante bien, sólo tengo que ir haciendo como hasta ahora y eso ya lo tengo …

mentira! falta mucho todavía, es de noche, estoy cansado y me duelen mucho los pies. Pero en lo mas profundo de mi ser, lo estoy disfrutando, estoy corriendo la ultramaratón más importante del mundo, la madre de todas las carreras y todavía estoy vivo y sigo en carrera, mientras me quede una brizna de energía seguiré y ahora mismo, mantengo la ilusión y el entusiasmo que me ha llevado hasta aquí todavía intacto.

Kilómetro 162, llevo veinte y tres horas justas. Tengo frío. Sigo vivo.

Continue Reading…

Entrevistas, Running

Un café con Alberto Melendez

5 febrero, 2017

Aprovechando mi viaje hasta la ciudad de Murcia, para correr su maratón, me encontré con Alberto Melendez, un ultrafondista valenciano que por esas cosas de la vida casi siempre estuvo ligado a la ciudad de Murcia. En nuestra pequeña charla intentamos hablar de sus orígenes, sus carreras y su vida pero principalmente nos enfocamos en sus cuatro ediciones consecutivas corriendo en la carrera de ultrafondo de los 6 días de Francia. Sin duda alguna, nuestra pequeña charla será un disfrute para todos los que amamos el ultrafondo y nos deleitamos escuchando historias y vivencias de grandes personas como Alberto.

 

 

Por: Pablo Casal

 

 

-Comencemos por el principio, cuando empezaste a correr?

-Yo llevo corriendo, ahora en octubre hará 30 años, empecé en el año 86, 87. Yo jugaba al fútbol y con 15 años empecé a correr por que un primo mío corría. La primera o segunda carrera que hice fue una carrera de 20 kilómetros, en Valencia, antes no había casi medias maratones, había pruebas de 20 kilómetros y un circuito nacional, con Madrid, San Sebastián, Zaragoza que lo patrocinaba Marca y Adidas, te estoy hablando por el año 88.

-La segunda vez que corriste una carrera en tu vida, fue una de 20 kilómetros?

-Sí, empecé a correr en Octubre y esa carrera era en Junio, hice una carrera de 8 kilómetros en Mayo y luego esa, con 15 años. De hecho me apunte con la documentación de mi hermano, porque tenías que tener 16 años para apuntarte.

-La pregunta que sigue es: Como te fue en la carrera?

-Fui muy autodidacta, no me salió mal, hice 1:28hs por ahí, quería hacerla a 5 minutos el kilómetros y me salió a 4.26, 4.27.

-A que atribuyes ese buen tiempo, sin tener una historia en atletismo o carreras anteriores?

-Yo de correr llevaba ocho o nueve meses, pero haciendo deporte, todas las tardes, fútbol, baloncesto, en nuestra adolescencia, que nada tiene que ver con la de ahora, estábamos todo el día en la calle jugando al fútbol, montando en bicicleta, entonces tenías unas cualidades físicas que a poco que fueras normal, podías correrla. Aparte iba a correr con mi primo mayor que preparaba oposiciones y hacíamos siete, ocho o nueve kilómetros. Cuando se acercó esta prueba, una par de fines de semanas antes hice 11 kilómetros y al siguiente domingo 13 kilómetros y con eso fui a correr.

-Que recuerdas de aquella carrera y fue allí en donde te enamoraste de este deporte?

-Aquellas pruebas, al igual que la primera maratón, tenían una magia, para mí, que creo ahora se ha perdido un poco. Mucha gente llega ahora al running y a correr y parece que tienes que tener entrenador, planificaciones, nutricionista. Yo llegue a esa prueba y no sabía si iba a terminarla, no eras consiente, nunca había pasado el umbral de los 13 kilómetros y eso creaba una tensión, una excitación, una magia que hacen que mis principios en este deporte no los cambie por nada. Muchas veces me planteo, que si tuviese que empezar a correr ahora, no sé si me habría enamorado de este deporte.

-Después de esa carrera de 20 kilómetros, seguiste combinando correr con otros deportes?

-Yo seguía jugando al fútbol y corría a lo mejor, dos o tres días. Antes todo era como un juego, el sábado hay un partido y el domingo una carrera no se en dónde. Tampoco eras consiente, como no vienes del atletismo no valorabas si era una marca buena o regular. En las carreras cortas salías a toda castaña hasta que podías y un día mejor y si el día anterior habías tenido un partido y a lo mejor te habían dado dos golpes pues ibas un poco peor. Tengo muy buenos recuerdos aquellos años.

-Y cuando llego el debut en la distancia olímpica de los 42 kilómetros?

-En el año 92 corrí mi primera maratón, en Valencia, en febrero, con 19 años. Iba para tres horas y bueno, hice tres horas quince. Siempre he tenido facilidad por abajo, yo tenía 1.21 en media ya, las carreras de diez kilómetros las hacía en 35, 36 minutos y todo el mundo me decía “hombre, con eso tres horas seguro”. Me acuerdo que salí un poco delante del grupo de tres horas, en el kilómetro 25 me pasaron, no pude seguirlos y tengo la imagen en el kilómetro 35 apoyado en el avituallamiento tomando aquaruis y pensando “esto se ha acabado”. Por suerte nos recogió un compañero, que sé que llama Pedro, y nos dijo “venga” a mí y a otro compañero y nos llevó hasta la meta. Lo pasé tan mal que la siguiente maratón fue dos años y medio después en Noviembre del 94 en Benidorm. Tenía unos recuerdos de aquel primer maratón que tardaron en irse.

-Recuerdas como habías preparado aquel primer maratón?

-Yo lo había preparado a mi manera, ese año ya jugaba al fútbol pero menos, quince días antes deje de jugar y tal, entrenaba tres días y los fines de semana hacia un largo. 50, 60 kilómetros hacia. En las medias sí que era regular por debajo de 1.24 y recuerdo los largos de treinta y tantos kilómetros sin ningún tipo de gel, con mucha agua y alguna naranja que cogías por ahí y después de eso llegar a casa reventado.

-Pasados los dos años y medio, llegó tu segunda maratón en Benidorm y después?

-Sí, ahí sí que baje las tres horas, hice 2.59. A partir de ahí, corría Valencia casi todos los años, como vivía allí. Y era regular en 2.57, fui bajando 2.48, 2.46 y llegue a hacer 2.32 en 2001, esa es mi marca y por abajo llegue a hacer 1.07 en media maratón, pero no era homologada, homologada 1.10 y en el 10.000 treinta y uno y pico. Era muy rápido, te estoy hablando de cuando tenía 27 hasta los 32 era muy regular, en las medias de 1.12 nunca subía.

-Son muy buenos números para alguien que no viene del atletismo, siempre supiste que podías correr rápido?

-Yo las carreras cortas sí que me daba cuenta de que era capaz de correrlas a 3.25, 3.20, 3.30, pero la media maratón yo me acuerdo que tenía 1.17, 1,18. Prepare el 100km del corricolari, el primer año no lo acabe, en San Sebastián de los reyes me pego un golpe de calor y pa casa y al año siguiente en el 99 sí que lo acabe. Pues con esa preparación, que era totalmente autodidacta, un mixto de andar y correr con una mochila con peso, sumado a que había hecho el camino de Santiago ya varias veces; después hice mucho volumen, en verano me mantuve pero quite volumen, hacia solo carreritas y me acuerdo que en Septiembre del 99 hice 1.12, de tener 1.17 a tener 1.12. Fue totalmente inesperado, a partir de ahí hasta el 2003 fueron mis mejores años de marcas a nivel de por abajo.

Continue Reading…

Entrevistas, Relatos, Running, Spartathlon

Marios Fournaris habla sobre el Spartathlon.

23 diciembre, 2016

 

Día 23 de Diciembre de 2014 a las 21:42.

 

En un atardecer a finales del mes de diciembre me encontré en compañía de Mario Fournaris, en un café en Kifissia. Sólo habían pasado unos meses de la participación número 24 de Mario en el Spartathlon y su finisher número 14. 

En realidad él es uno de los atletas a nivel mundial con más participaciones y finishers. En la comunidad running griega, tiene por sobrado la mayor cantidad de participaciones y finishers en el Spartathlon. Sus memorias de esta carrera, a lo largo de casi treinta años, abarcan casi la historia completa del Spartathlon. Su narrativa es atrapante e inspiradora, así como su pasión y amor por esta carrera.

Nuestro encuentro estaba programado para que durara una hora, pero rápidamente se transformaron en casi tres. Nos dimos cuenta de que mientras más tiempo pasábamos sentados y hablando, más teníamos para discutir y charlar. El tiempo parecía habernos robado lo mejor de nosotros y yo me sentí perplejo al intentar convertir los pensamientos  y carismática retórica de Mario al mundo de la escritura.

 

Mario, comencemos por el principio. Cual fue tu primer contacto con esta carrera? Cuando escuchaste de su existencia por primera vez?

En 1984, mi compañero de equipo Dimitri Konetas, cuya madre es voluntaria en el Spartathlon, fue a seguir la carrera en su bicicleta. [Nota: Esta fue la segunda edición del Spartathlon] Cuando regreso, me comento su experiencia. Yo tenía 17 años en aquel momento y puedo decirte que escuche su relato asombrado y con la boca abierta. Allí mismo comencé a soñar que algún día correría en esa carrera.

Entonces, estoy en lo cierto si interpreto que el gran amor que sientes por esta carrera comenzó sólo con escuchar hablar sobre ella?

En realidad, mi amor por esta carrera comenzó un poco después y fue el resultado de tres coincidencias del destino que se dieron al mismo tiempo, en diferentes partes del mundo y que desembocaron en mi primera experiencia en el Spartathlon. En 1985 y un año después de haber oído sobre el Spartathlon, el corredor finlandés Seppo Leinonen corre su primer Spartathlon pero no logra terminar. Así que, en 1986, él decide intentarlo nuevamente y comienza a entrenar para ello. Al mismo tiempo en Japón, el padre de un joven llamado Timothy Nishimura un maestro y mentor espiritual, llamado Hiroshi Ogo quien le informa a Timothy que el próximo desafío mental será correr el Spartathlon en la lejana Grecia. Este sería un paso hacia su camino a la madurez. Timothy Nishimura era hijo de una madre canadiense y un padre japonés y en aquel tiempo, no tenía ninguna conexión con el running.

Un programa de entrenamiento fue subsecuentemente dibujado para que corriera 100 km en Abril, 200 km en Mayo, 300 km en Junio y así consecutivamente. Esa iba a ser su preparación para correr el Spartathlon en Septiembre! Timothy se convertiría en el primer japonés en correr esta histórica carrera. Mientras todo esto estaba sucediendo en Finlandia y en Japón, en Grecia mi entrenador Stefanos Giannou –repentinamente y sin aviso o discusión previa- me pregunta si quiero ser su asistente en lo que iba a ser su primer Spartathlon. Está de más decir que no tuvo que preguntarme dos veces y que felizmente acepte. Así que, en 1986, me encontré siguiendo el Spartathlon, pero Stefanos decide abandonar en el kilómetro 70, Agioi Theodoroi. Mientras estaba sentado comiendo un pera, Stefanos ve pasar a Nishimura, quien llevaba una camiseta con los dibujos de dos banderas (japonesa y canadiense). Es en este punto en donde Stefanos decide que va a luchar y declara que no va a abandonar la carrera aun, sino que seguirá a Nishimura por algún tiempo, curioso por saber por qué tenía esas dos banderas en su camiseta. A medida que los dos comienzan a correr juntos y a hablar, pronto se convierten en un trio cuando Seppo los alcanza y se une a ellos. Ese encuentro de los tres corredores en ese exacto momento, sumando mi presencia a su “real compañía”, convirtiéndonos en un cuarteto, fue uno de los más importantes y grandes momentos de mi vida.

Corrí varios kilómetros en aquel Spartathlon del ´86 (cuando las reglas eran diferentes y los asistentes podían correr junto a los corredores). También me fue posible asistir a Timothy a cruzar la montaña. Y por supuesto fue ahí en donde mi amor por esta carrera comenzó. Fue en ese preciso momento que mi corazón abandono su amor por el atletismo y se volcó al Spartathlon. A pesar del hecho de que contrasta con el atletismo, yo tenía poco talento para tal gran evento! Mi habilidad y talento estaba en correr medias distancias en la pista, en lo que mi performance era bastante buena cuando era un joven atleta. Sin embargo, nunca me preocupo en hecho de que no soy un corredor del Spartathlon rápido. Mi amor es simplemente participar en la carrera, vivir su magia en la compañía de mis amigos corredores, ayudar a la mayor cantidad de corredores que me sea posible a que terminen la carrera, y también si es posible, terminarla yo mismo. Esta es la esencia de esta locura!

Volviendo a mi primer contacto con el Spartahlon en 1986, y mí encuentro con Seppo. Él se convirtió en mi segunda familia. Dos veces al año viajamos a Finlandia a visitarlo y ellos dos veces al año vienen a Grecia.

 

Sólo para que conste en actas, que pasó al final en 1986? Como les fue a Stefanos, Timothy y Seppo en la carrera?

Seppo se volvió uno de los grandes fanáticos del Spartathlon. Logró 25 ediciones consecutivas y 15 finishers y por muchos años fue el corredor con más finishers. Aunque ya no corre, él está presente cada año y ayuda a todos los que puede. Stefanos: en vez de abandonar en el kilómetro 70 como lo había pensado, siguió progresando hasta llegar finalmente hasta la marca del kilómetro 218! Timothy Nishimura logró terminar la carrera, con su maestro siguiéndolo durante toda la carrera con una bicicleta y armado con un megáfono para motivarlo! Después de su épico finisher, fue llevado hasta el hospital de Esparta donde estuvo con suero durante tres días! A su regreso a Japón hubo mucho revuelo casi como una revolución! Su participación fue un punto de inflexión en los corredores japoneses ansiosos por competir en el Spartathlon.  Incluso hacían entrenamientos para ver quién era el mejor para ocupar una de las limitadas plazas disponibles para la carrera. La medalla de finisher de Timothy terminó exhibida en el museo de los juegos olímpicos en Japón. Se ha convertido en una arraigada tradición para los Spartathletas japoneses el visitar ese museo antes de correr la carrera y hacerle un homenaje a esa medalla. Su esperanza es que la medalla les de fuerza y suerte en su camino a terminar la carrera. Hay incluso una estatua de Filipides en el estadio de Osaka que los atletas tocan antes de competir.

Una idea instigada por el Sr. Ogo era crear una carrera similar al Spartathlon en Japón. El Sakura Michi. También dedicada a la memoria de un chofer de autobús, cuya visión era llenar la carretera de árboles de cerezas para dar una bella vista cuando florecieran, la carrera en si tiene la misma distancia, el mismo límite y también la misma elevación que el Spartathlon. Tuve la suerte de correr la carrera en 2004 y fue algo muy emocionante para mí porque tuve la oportunidad de ver a Timothy otra vez. Algo asombroso pasó dos años después de aquel Spartathlon, en 1988, cuando se me acerco en el centro de Atenas un turista japonés quien me llamó por mi nombre! Se volvió loco. Él me conocía de cuando había ayudado a Timothy. Esto es para que se entienda el impacto total y las sensaciones que causaron en Japón el que Timothy terminara el Spartathlon. No sólo él se volvió muy conocido en Japón, sino también aquellos que lo ayudamos en Grecia!

 

Entonces, cuando corrió su primer Spartathlon?

En 1989. Después de todo lo que pasó en 1986, no pude evitar estar lejos del Spartathlon. Fui cada año como espectador y también para ayudar a Stefano. No me estaba “permitido” correr la carrera, a pesar de que estaba desesperado por hacerlo, por que en teoría era muy joven y supuestamente tenía una carrera en el atletismo. Estaba rodeado por la federaciones atléticas y entrenadores que argumentaban que “no es posible para un joven de 19 años correr el Spartathlon sin tener un curriculum de carreras existente”. Ellos decían que debía seguir el “camino lógico”, tener una carrera en el atletismo, correr algunas carreras de 10km, después un maratón y eventualmente seguir sumando hasta correr el Spartathlon. Pero en 1989 a la edad de 22 años, aproveche un momento de debilidad de mi entrenador, que era en aquel momento era Elias Zacharogiannis. Estábamos en Kalamata como preparación a una carrera y lo llamaron por teléfono diciéndole que su mujer estaba a punto de dar a luz. Mientras nos preparábamos para irnos y en toda esa confusión le largue mi pregunta: “Hey Elias, es sólo una idea pero por que no entrar al Spartathlon este año? Aunque sea sólo para ver cuán lejos puedo llegar?

-“Ah..Al diablo contigo! Has lo que quieras! Estoy cansado de oírte hablar sin parar del maldito Spartathlon!” esa fue su respuesta [Mario se ríe] Aproveche la oportunidad y me apunte. Fue el mismo año que conseguí unas excelentes marcas en la pista, 8:30 en 3000mts en indoor y otra de 3:49 en 1500mts.

Me encontré en la línea de salida del Spartathlon con el entrenamiento de un corredor de 1500mts! Ni siguiera había corrido una carrera de 5km! Y por supuesto fue una experiencia increíble. Morí y resucite varias veces en la carrera. Sin embargo me las arregle para pasar Nestani. Obviamente, me faltaba la experiencia y el entrenamiento, pero a mi favor tenía ese poder extra gracias a mi experiencia en el atletismo. Recuerdo vivamente llegar a cada gran checkpoint con el tiempo justo para que me descalifiquen. Nemea, Nestani, etc. Estaba cerca de ser descalificado, peligrosamente cerca del límite, pero, unos kilómetros antes de llegar aceleraba mi ritmo a mucho más bajo  de 4 minutos el kilómetro y así lograba vencer al reloj. Algo que hoy en dia me resultaría imposible de hacer.

El segundo año me quebré ambas piernas en la carrera. Fracturas por estrés en las dos piernas, habiendo llegado casi a los 200km. La primera vez que logré terminar un Spartathlon fue en 1992, en mi cuarto intento.

 

Fue tu primer finisher el más fuerte emocionalmente? Digo esto porque fue la acumulación de cuatro duros años de esfuerzo y participación.

Una cosa es segura, la experiencia en un Spartathlon nunca desaparece a pesar de los años. La experiencia que te da el haber participado, la emoción de estar en ciertos puntos durante la carrera, el conocer atletas, voluntarios y las demás personas que forman parte del Spartathlon, todas esas cosas nunca se olvidan. Ni tampoco, por otro lado, mejoran con el paso del tiempo.

Cada vez, la emoción del momento es la misma y es increíble. En el momento en que estas en el último tramo; esos últimos 15km. el momento en que pasas Kladas, el rio Eurotas; El momento en que entras en Esparta. Entras en otra dimensión. Todo es hermoso. Las frutas de los arbolas parecen doradas. Los coches, que te habían molestado durante todo el camino, ahora son objetos de belleza. Todos son inigualablemente hermosos. Entonces me pregunto si la mujer que he conocido en esos últimos pasos es realmente la mujer más hermosa que haya visto nunca en mi vida o es que en este punto simplemente es lo que siento.

Después de algo más de 33 horas sientes que tu alma se ha limpiado; horas de absoluta fatiga y extenuación física. Que no pueden ser experimentas bajo circunstancias normales. Supongo que esta es una experiencia que sólo he sentido en cierto grado en condiciones de combate o algunos otros ambientes extremos.

Horas de absoluta humanidad: Había momentos en que me sentía -Yo que no tengo la habilidad de correr rápido un Spartathlon, yo sufro siempre- como un caracol, luchando y abriéndome camino a través del barro. Así que, cuando después de todas estas dificultades, tu cuerpo abre sus alas y vuela –esto es lo que pasa en la meta- es algo único. Es difícil de describir con palabras y tal vez sea el sentimiento más fuerte que haya vivido en mi vida. Sigue estando puro desde el primer día que lo he sentido, hasta el día de hoy, aunque hayan pasado tantos años.

Continue Reading…

Relatos, Running

Lecciones de vida del tipo que corrió el Appalachian Trail más rápido que ningún otro.

9 diciembre, 2016

Karl Meltzer. Photo Lloyd C EldredgeMCT via Getty Images.

 

Gran parte del éxito depende de lo que sucede dentro de tu cabeza. Aquí 13 consejos de un maestro de la fortaleza mental.


A principios de este año el ultramaratonista Karl Meltzer consiguió uno de los más prestigiosos y desafiantes récords dentro de los deporte de resistencia. Meltzer atravesó la totalidad del Appalachian Trail – corriendo en dirección sur desde el Monte Katahdin, en Maine, hasta la montaña Springer, en Georgia – en sólo 45 días, 22 horas y 38 minutos, lo bastante rápido para quebrar el récord anterior con casi diez horas de diferencia.

El tiempo de Meltzer es increíblemente impresionante por muchas razones. Para empezar, el Appalachian Trail, que en su libro A Walk In the Woods el autor Bill Bryson apropiadamente lo llama “El gran-daddy de los long hikes”, recorre 2,190 millas (3524km). Esto significa que Meltzer tuvo un promedio de más de 47 millas (75km) diarias corriendo durante 45 días seguidos. Y esas no son simplemente millas; son millas de montes. El Trail presume de sumar la cantidad de un total de 450,000 pies (137,16m) de elevación en su totalidad; Meltzer escalo, en promedio, alrededor de 10,000 pies (3048m) – O casi la distancia entre el campo base y la cima del Everest – todos los días. Y, por si no lo sabias, Karl tiene 48 años.

Si estás pensando que probablemente nunca “corras” a través del Appalachian Trail, bueno, probablemente, estés en lo cierto. Pero la mentalidad de Meltzer en conseguir objetivos, su motivación, su carácter y su capacidad de sobrepasar la adversidad es aplicable a cualquiera que persiga la excelencia en cualquier aspecto de la vida. “Rápidamente aprendí que lo que estaba pasando en mi mente y mi habilidad para controlarlo -mi fortaleza mental- era igualmente de importante que cualquier otra cosa”, dice. “Buena parte del éxito depende de lo que suceda dentro de tu cabeza.”

Me encontré con Meltzer en su casa en Sandy, Utah, en donde revisamos su record y hablamos de su estrategia mental y como confió en ella para romper el record. Lo que sigue a continuación es lo mejor de nuestra conversación, editada para una mejor comprensión y claridad.

Mantén tu ritmo.

Me sentía genial al principio. Tenía muchísima energía. Realmente tuve que forzarme a calmarme y mantener mi ritmo. Pero en el Appalachian Trail, y probablemente en cualquier gran objetivo, comenzar demasiado rápido casi seguro se volverá en tu contra más adelante. Me decía a mí mismo, constantemente, que estaba bien sentirme con tanta energía al final de aquellos primeros días. Guarda tu energía para cuando la necesites.

from-the-appalachian-trail-photointerpret-studiosred-bull-content-pool

From the Appalachian Trail. Photo.Interpret StudiosRed Bull Content Pool.

 

Golpeado y derrotado? Enfócate en lo que puedes controlar.

A mitad del recorrido, mi espinilla, que era un área de preocupación para mí antes de comenzar esto, explotó. Fue realmente feo. Recuerdo que pensé, “Esto podría ser el fin”. Pero sabía que si dejaba que ese pensamiento ocupa mi mente por mucho tiempo el intento del récordestaría terminado. Así que en vez de rumiar sobre la condición de mi espinilla, me enfoque en lo que tenía frente a mí, todas esas cosas que podía controlar como la picazón, tomar inflamatorios, ajustar el ritmo y comer más ya que me estaba moviendo más lento. Estas cosas no solo me ayudaron físicamente, también me ayudaron psicológicamente, por que mantenían mi mente ocupada con pensamiento productivos y no destructivos.

Los puntos bajos son parte de estas largas travesías del carajo y los puntos bajos son también parte de la vida. Pero los puntos bajos son sólo eso –puntos. Tienes que recordarte a ti mismo que las cosas no siempre empeoran y que casi siempre puedes mejorarlas.

 

Practica la gratitud.

Quizás la mejor manera de levantar tu estado de ánimo es ser bueno con las personas y ser agradecido. No tengo la menor idea de cómo o por que funciona, pero siempre que sentía un bajón pensaba en cuanto estaba haciendo mi equipo por mí y en lo agradecido que estaba. [El esfuerzo de Meltzer estuvo sostenido por un pequeño equipo que incluía su esposa, padre y amigos cercanos.] Después de darles las gracias (a su equipo) inmediatamente me sentía mejor.

 

Elige pensar en positivo.

Cuando vas en busca de algo tan grande y altamente incierto, la negatividad es toxica. Tú puedes casi siempre elegir pensar en positivo. No quieres que aquellos que te rodeen sean delirantes, pero si quieres que sean positivos. Bajo todas las circunstancias, mi equipo se concentró en lo que yo podía hacer, no en lo que no podía. Eso realmente me levantó el ánimo durante toda la travesía.

meltzer-on-the-trail-photocarl-rosenred-bull-content-pool

Meltzer on the trail. Photo.Carl Rosen Red Bull Content Pool.

 

Y tomar café.

Además de todo lo anterior, una taza de café mejora casi cualquier situación.

 

Enfócate en el proceso.

Raramente pienso en “el todo”. En vez de eso me enfoco en el proceso. Todo toda la travesía día a día, sección a sección. Si mi tarea es atravesar más de 2000 millas en 45 días, no estoy seguro si puedo hacerlo. Pero si mi tarea es atravesar 8 millas para el siguiente descanso, eso sí sé que puedo hacerlo.

 

Pide ayuda.

Tuve al anterior poseedor del récord [Scott Jurek] acompañándome y a la vez estaba siguiendo el itinerario del poseedor del récord anterior a el [Jennifer Pharr-Davis]. No es ninguna vergüenza pedir ayuda. Scott, Jenn, y también muchos otros me ayudaron de gran manera. No pienso que eso convierta lo que he hecho en algo menos especial. Al contrario, pienso que lo hace más especial aun.

former-record-holder-scott-jurek-congratulating-meltzer-photocarl-rosenred-bull-content-pool

Former record holder Scott Jurek congratulating Meltzer.

Photo. Carl Rosen Red Bull Content Pool.

 

Duerme.

Dormir es muy importante. En el momento en que rejuveneces y creces. Si no descansas no te recuperas de lo del día anterior y no te sentirás bien al día siguiente. Esto no es sólo para los que buscan quebrar los records en los deportes de resistencia; esto es una verdad para la vida.

Escatima el sueño y te será muy difícil ser feliz, mucho menos eficaz.

 

Canaliza la presión.

Seré totalmente honesto aquí: Este hubiese sido un momento muy malo para mí si llegaba a fallar esto. Toda la comunidad de los deportes de resistencia estaba literalmente siguiendo mis pasos en el online tracker. Todos los contratos de mis sponsors terminaban a final de este año. Este era el momento de mi carrera. La presión extra siempre estaba ahí. Simplemente intente hacer lo que pude para cambien esa presión en energía y usarla como un mecanismo de concentración. La mejor manera de hacerlo es concentrarse en lo que esta inmediatamente frente a ti y estar siempre en el momento presente.

 

Da la cara.

Está bien parar – pero solamente después de comenzar. Me prometí que iba a dar la cara todos los días. Es increíble lo acalambrado y cansado que me sentía antes de comenzar el día y cuanto mejor me sentía una vez que comenzaba a correr.

meltzer-photo-interpret-studiosred-bull-content-pool

Meltzer. Photo. Interpret Studios Red Bull Content Pool.

Acepta la pelea.

Una gran parte de por qué hago esto es porque realmente me gusta la pelea. No porque me guste el dolor. (No me gusta.) Pero si lo hago porque amo el sentimiento de conseguir progresos. Y para conseguir progresos tienes que pelear. Nadie crece quedándose dentro de su zona de confort. Una vez que adoptas ese estado mental, el fallar no esa cosa miedosa de la que tienes que escaparte.

 

Disfrútalo.

Cada día a día parecía largo pero toda la travesía pareció corta. Ahora que se ha terminado pienso, “Mierda, esto realmente pasó volando”. Este objetivo monstruoso, esto que me consumió por tanto tiempo y requirió tanta energía, esfuerzo y planificación – se ha terminado así como así. Y con el riego de sonar realmente cursi y cliché, es como la vida. El tiempo vuela. Morimos rápidamente. Si te recuerdas a ti mismo este simple hecho será más fácil llenar tus días con las cosas que amas.

 

Inspírate.

Hago esto para inspirar a los demás? Odio decirlo, pero realmente no. Hago esto para inspirarme a mí mismo. Pero creo que si te inspiras a ti mismo probablemente inspires también a mucha gente en el proceso.

Link al relato original: https://medium.com/personal-growth/life-lessons-from-the-guy-who-just-ran-the-appalachian-trail-faster-than-anyone-27d9bafe628d#.25i1n9bgu

*Recordamos que Scott Jurek, previo poseedor del récord del AP Trail, recorrió la travesía en la dirección contraria a Karl Meltzer, yendo desde la montaña Springer, en Georgia hasta el Monte Katahdin, en Maine. Según dicen, una travesia con mas dificultad a la realizada por Karl Meltzer.

elevation_at